Chico Debarge - Addiction: Reality Music (Kedar Ent., 2009)

El pequeño de los Debarge encara un nuevo proyecto tras seis años de ausencia. Con un concepto musical muy avazando con respecto a anteriores propuestas, que deja entrever una evolución importante a nivel personal, Chico se nutre de las raíces en Addiction: Reality Music. Un álbum maduro, tremendamente orgánico, que supone su regreso a Kedar Entertainment. A medio camino entre el r&b elegantón y el soul de raza, Debarge se desenvuelve con soltura recapitulando escenas algo dramáticas - no hará falta recordar los problemas legales y de drogodependencia que amenazaron la carrera de nuestro protagonista en los noventa - como si se tratara de una banda sonora cotidiana, fácilmente identificable para cualquier oyente. Escuchamos en Addiction ecos de Donny Hathaway o Marvin Gaye en la sección clásica ("She Loves Me", "Oh, no!") y no podemos evitar remontarnos a Luther Vandross o Will Downing - siempre con el permiso de los anteriores - cuando aparecen los sintetizadores y el uptempo o la escena se vuelve de lo más "smooth" ("I Forgot Ur Name", "I Want You"). Teniendo cabida aún influencias D'angelescas ("I'm Okay") o del mejor hip-hop ("Math", con el mc Talib Kweli, o "Change"). Este sexto elepé del de Detroit es, al fin y al cabo, el resultado de varias décadas de absorción musical, una bomba con mucha clase a punto de estallar en tus oídos. Y a pesar de referencias o etiquetas, despreciable recurso que acabamos utilizando todos los que nos dedicamos al análisis musical - el término crítica resulta algo más agresivo -, no falta el sello "Chico Debarge", lo que a día de hoy es todo un reto para los artistas de primera división.

blog comments powered by Disqus