2008 termina mal: muere Freddie Hubbard

Ayer, mientras hablaba con mi chica por teléfono para felicitarnos el año, iba recorriendo con la vista simultáneamente alguna noticia que hubiera acontecido en estos últimos días en los que he optado por desconectar del mundanal ruido de la ciudad. Sin embargo, un terrible titular asaltó enseguida mis pupilas: Freddie Hubbard, el gran trompetista de jazz, nos había dejado el día 29 de diciembre a los setenta años debido a una complicaciones acaecidas después del ataque al corazón sufrido en noviembre. Los que no estuviérais familiarizados con su vida y obra me ponéis en un aprieto. Existen pocas palabras para describir lo que el señor Hubbard supuso para el hard bop allá por los sesenta. Considerado uno de los embajadores más importantes de toda la historia del jazz, será recordado por sus trabajos como líder, sí, (ahí quedan los maravillosos "Open Sesame" o "Ready For Freddie") pero también y, sobre todo, por ser uno de los acompañantes más lujosos, prestigiosos y solicitados de todos los tiempos. Ahí quedan sus inmensas intervenciones y maravillosos solos para los Jazz Messengers de Art Blakey en "Igetsu" o "Caravan", para Oliver Nelson en su imprescindible "The Blues & The Abstract Truth", para Trane en "Africa Brass", para Wayne Shorter en su "Speak No Evil" o para Herbie Hancock en su "Maiden Voyage". Aunque también tuvo tiempo para el free. Ayudó a "ascender" a John Coltrane en "Ascension", se las arregló para flanquear a Ornette Coleman haciendo "Free Jazz" (el álbum) y compartió "el tiempo del aperitivo" con Eric Dolphy en "Out To Lunch". Su participación en el movimiento libre no fue óbice para inscribirse en los setenta al pujante mundo de la fusión entre el jazz, el soul y el funk. Discos como "Red Clay" o "Straight Life" simbolizan mejor que ningún otro trabajo una etapa cuya impronta dura hasta nuestros días en los samples de muchos de los raperos que han dominado o dominan el panorama actual. En los ochenta y noventa, Freddie Hubbard siguió tocando hasta que un problema en los labios le obligó a colgar la trompeta con la entrada del nuevo siglo. Ahora se nos ha ido, pero no importa, tiene que estar haciendo unas jam sessions espectaculares por ahí arriba junto a Jimmy Smith, Joe Henderson, Art Blakey, Max Roach, Miles Davis y John Coltrane. Qué gustazo. Disfrutadlo en este vídeo del '84 homenaje a Clifford Brown con Art Blakey y sus mensajeros Benny Golson, Curtis Fuller, Walter Davis Jr. y Buster Williams.

blog comments powered by Disqus