Takana Zion - Zion Prophet (Makasound, 2007)

Para los fieles de Jah, África es la tierra prometida, el paraíso donde vivió Haile Selassie I, considerado mesías por la cultura rastafari y el lugar a donde todo negro debe volver, según esta religión. Por tanto, es de imaginar que el reggae no sólo es un fenómeno jamaicano y que, aparte de que Bob Marley lo extendiera por todo el mundo, África es el segundo baluarte de esta música. Gente como Alpha Blondy, Majek Fashek o Tiken Jah Fakoly son los embajadores rastas de estas tierras, pero en 2007 saltó a la palestra un nuevo hombre que ha situado a Guinea Conakry en el mapa del reggae africano. Con Zion Prophet, a este joven de 21 años llamado Takana Zion le han bautizado con sobrenombres como “el Sizzla africano”, pero su riqueza no se reduce a colgarse del sonido de otros. Esta su ópera prima está firmada por Manjul, un productor parisiense afincado en Bamako que está revolucionando la música de Mali con su simbiosis entre la tradición africana y un reggae matizado y enriquecido a base de solos instrumentales y apuntes de otros géneros como el blues, el funk o el jazz. Manjul, que está detrás de los recopilatorios Dub To Mali y del último trabajo de los respetados Amadou & Mariam, ha creado el decorado perfecto para la voz de Takana Zion, capaz del dancehall más visceral y salvaje o del roots más delicado y sentido. Es justo aquí donde encontramos la razón por la que Zion Prophet haya sido considerado lo mejor del reggae en 2007: la capacidad de Takana (y Manjul) para armonizar la tradición del roots, la fuerza del dancehall y la sencillez de la música tradicional africana con un resultado más rico de lo que esta mezcla puede parecer a simple vista. Ejemplos de todo ello son Ematoba, que contiene todos los ingredientes mencionados, E Oulfu, auténtico neo roots, Zion Prophet, un precioso tema a la antigua usanza, o I Tan Didi, dancehall desgarrado (del que ya podría tomar nota Sean Paul). En cambio, de entre los 13 cortes que componen este álbum, más las 6 versiones dub de algunos de ellos, el tema que más reluce es sin duda Sweet Words, donde el reggae y el soul añejo se saludan y te fuerzan al baile. Para muestra, un videoclip:

blog comments powered by Disqus