Jose James - The Dreamer (Brownswood, 2008)

En esto de la música podemos diferenciar dos tipos de artistas, los que se mueven solo por beneficios y los que lo hacen por vocación. Uno de esos soñadores que siguen trabajando para y por amor al arte, como bien reza el título de su ópera prima The Dreamer, es José James. El cantante y compositor de Brooklyn tiene claras sus aspiraciones artísticas y más claro aún hacia que punto dirigirlas. Así que con bastante decisión y cierto espíritu aventurero no dudó en dejarse caer por Londres para entregarle en mano al afamado DJ y locutor de Radio 1 Gilles Peterson una copia de sus primeras grabaciones. Como cabría esperar, Peterson (figura clave en lo que al nacimiento, desarrollo y bautizo del acid jazz se refiere) quedó embriagado por el concepto musical con el que el artista estadounidense se presentaba; poco después, James pasaba a formar parte de Brownswood, sello independiente que el DJ suizo acababa de crear por entonces. Lo que José James, bajo el mecenazgo de Peterson, nos trae con The Dreamer es mayoritariamente una propuesta jazzística de lo más minimalista (véase "Winterwind"), aderezada con un poquito de soul por aquí ("Desire", "Spirits Up Above"), algo de hip-hop y drum&base por allá ("Love", "Park Bench People") , ciertos toques de funk y blues acullá ("Red") y por encima de todo, calidad, muchísima calidad. No es de extrañar que las influencias del barítono se alimenten de Billie Holiday, John Coltrane o Marvin Gaye. The Dreamer es la fusión más elegante de ocho décadas de evolución negra que hemos tenido el placer de degustar en el último año. Un total de diez temas que la nueva voz del jazz condimenta con su magnífico vibrato, sus interpretaciones sinceras repletas de matices, y su estilo intimista. Sin olvidar ese acompañamiento instrumental de órdago en el que participan los teclados de Nori Ochiai, el bajo de Alexi David y las percusiones de Steve Lyman. Poco más que añadir. Ha nacido una estrella.

blog comments powered by Disqus