Bryn Christopher - My World (Polydor Records, 2008)

Días atrás comentábamos en la reseña de Sugarush Beat Company que el productor Jaz Rogers formaba parte del estreno de la nueva sensación británica, Bryn Christopher. Pues bien, no solo es que el australiano haya dado forma a buena parte del repertorio de My World - de la otra parte se encargan los ya mediáticos Midi Mafia -, sino que ha ofrecido al cantante de tan solo 22 años un horizonte conceptual con el que jamás este habría soñado. Si se le pregunta por sus referentes, Christopher no duda en sacar a relucir a nombres como Ottis ReddingStevie Wonder o Marvin Gaye y no nos sorprende dada la aptitud que descubrimos en las canciones de su debut. Lo que sí nos sorprenden son las comparaciones insistentes con su compatriota Amy Winehouse; si tiene arreglos de soul, ahí viene lo retro. "Blanco y en botella..." deben pensar. Si buscamos algún tipo de nexo, lo único que Bryn tiene en común con la Winehouse es haber servido de telonero en su última gira. Por lo demás, si la irreverencia hecha tocado (ese moño ha dado ya la vuelta al mundo) retroactivaba el pop de corte añejo con Back To Black, el nuevo guaperas del soul internacional se va por la tangente con un sonido algo más experimental, que tampoco le hace ascos a lo vintage, a medio camino entre unos Gnarls Barkley algo descafeinados y un David Bowie de lo más histriónico. "GoneGoneGone", tema con el que narra las vicisitudes de la guerra de Irak a través de los ojos de su hermano, militar de profesión, "Smilin'", "Sour Times" o ese explosivo "Help Me" que abre disco, despliegan ante nuestros oídos una onda bizarra que invita al despiporre sin tregua durante cerca de 45 minutos de pura dinamita musical. Como curiosidad, es la primera vez que la discográfica de Memphis, Stax Records, abre su catálogo permitiendo al duo Midi Mafia tomar prestados samples de temas de Eddie Floyd, Prince Conley o The Four Shells. Bienvenidos al mundo de Bryn Christopher.

blog comments powered by Disqus