Anthony Hamilton - The Point Of It All (So So Def, 2008) [Ddls]

Lo esperábamos. Con la lista de los mejores discos del año preparada para deleite de nuestros lectores, tenía que llegar Anthony Hamilton a rompernos los esquemas. Os doy mi palabra que lo primero que hice al poner en el reproductor el nuevo disco de esta bestia parda del soul fue echarme a reir. Ha pasado todo el 2008 agazapado, escondido entre las sombras, para acabar el año atacándonos a traición con este The Point Of It All. Gustosamente aceptamos la puñalada. Un disco parido por nuestro sureño favorito bien merece nuestra mención semanal. Se lo debemos, por hacernos disfrutar de una manera tan brutal durante más de una década. Y vuelve de la mano de So So Def; recordemos que el cantante mantiene su relación con el sello desde la publicación de su debut Comin' From Where I'm From en 2003, sin tener en cuenta aquel XTC de finales de siglo. Este tercer disco oficial (innumerable el material de este señor que ha acabado en las tiendas a lo largo de estos años) juguetea de nuevo con la espiritualidad y el soul más profundo y es, si eso es posible, más "sucio" que sus anteriores propuestas, a pesar de esas concesiones comerciales algo blanditas que en voz de otro jamás perdonaríamos.

Caigo fulminado con "The News"; lo primero que se escucha es su falsete (¡Como me gusta ese falsete!). Continúa con un "Cool" que ha ido creciendo hasta explosionar en mi cabeza - los meses de espera para el álbum han sido demasiado largos - y a partir de ahí, alterna obras maestras con cortes menores con una facilidad que incluso asusta. ¿Está el vulgo preparado para hacer frente al ciclón Anthony Hamilton? Si no lo está, que se prepare. Percusiones, riffs de piano, metales... ¿Quién no reconoce su sonido en "The Day We Meet"? 

Me dejo llevar por el sentimiento de "Diamond In The Rough" y "Hard To Breathe" yo que en el fondo soy un romanticón sin remedio, y pongo cara de circunstancia con "Soul's On Fire" no sin reprimir unas ganas tremendas de alzar los brazos al cielo y gritar ¡Hallelujah! - para no darle al vecino de al lado razones que prueben su teoría sobre mi locura -. Con "Please Stay" me lleva al séptimo cielo arropado por una instrumentación deliciosa (Y ese falsete...) y con la cadencia de "The Point Of It All" me quedo un ratito más entre nubes para acabar cayendo de golpe y porrazo a lo más terrenal y explosivo del repertorio, "Falling In Love" (¡Vaya armonías Mr. Hamilton! ¡Vaya armonías!). "Praying For You/Superman" coquetea con el blues en dos facetas bien distintas; justo lo que me faltaba por oir.  Que sí, que "I Did It For Show", "Her Heart", o "Fine Again" son algo artificiosas. Pero el resto en tan jodidamente bueno que el que intente ponerle alguna pega a este disco, tendrá que vérselas conmigo. He dicho.

blog comments powered by Disqus