Marie 'Queenie' Lyons . Soul Fever (Vampisoul, 2008)

Eso de que grandiosas creaciones musicales sólo lleguen a cuatro melómanos empedernidos y a la familia del o la artista no es una cosa nueva. Incluso en la edad de oro de la música del siglo XX, piedras preciosas sonaron tímidamente y se cayeron al vacío. La razón, la de siempre: el dinero invertido. Pero, por suerte, existe Vampisoul (en este momento, que todo el mundo haga una reverencia), rescatando de los mares tesoros como este Soul Fever, de Marie “Queenie” Lyons, a la que se tragó la tierra (o la industria) pero que, según cuenta la leyenda, tuvo un rinconcito en el corazón musical de James Brown.

Deep soul voraz y enérgico es lo que ofreció (en pretérito perfecto) esta enigmática cantante en su único trabajo, que salió editado por Deluxe Records en 1970, subsello de King Records, discográfica de Brown, que, dicen, pudo estar detrás del fichaje e incluso de alguno de los temas del álbum. De su vida anterior se conoce que trabajó como telonera de grandes artista sesenteros (Jerry Lee Lewis, Jackie Wilson e incluso “the Godfather of soul”.

Su obra maestra se apodera del oyente gracias a la voz sureña y descarada de “Queenie”, unas líneas de bajo mortificantemente deliciosas y un buen uso de todos los elementos del soul-funk más salvaje de la época. ¡Qué decir de esa versión rompepistas del Fever de Ella Fitzgerald! Memorables también temas como See & Don’t See, o I Want My Freedom, con unos vientos espeluznantes, o Your Key Don’t Fit It Anymore, donde alcanza el trance vocal… ¡A bailar se ha dicho!

blog comments powered by Disqus