Baby Huey - The Baby Huey Story: A Living Legend (Curtom, 1971)

Los 70 fueron una década convulsa. Las rupturas que los hippies plantearon en los 60 seguían flotando en el aire. La muerte de Jimi Hendrix y Janis Joplin acrecentó la leyenda que hablaba de sueños surrealistas, de melodías imposibles y de límites ilimitados. Por estos tiempos, Curtis Mayfield se distanciaba de The Impressions para poder sumarse a toda esta espiral de cambio, de derechos civiles y de la filosofía del por qué no. Mayfield creó su propia discográfica, Curtom Records, para decir lo que quería y de la forma en que quisiera mientras que The Impressions, también desde Curtom Records y bajo tutela de Curtis, siguieron su línea moderada. Pero Curtom Records también sirvió para dar salida a protegidos de Mayfield. Baby Huey fue uno de esos afortunados, aunque su vida fue un infortunio.

Su banda, The Babysitters, con Melvin Jones a los teclados y los vientos, y Johnny Ross a la guitarra lograron cierto reconocimiento local con un sonido fuertemente marcado por el soul sicodélico de Sly & The Family Stone, aunque Baby Huey, o James Ramey (su nombre de pila) aportaba un toque que posteriormente se ha comparado con los primeros años del rap.

En el año 1969 consiguen una audición para Curtom Recordas ante, nada más y nada menos que Donny Hathaway, que quedó impresionado, aunque sólo ofreció contrato a Baby Huey, sin incluir a la banda. En este año y el siguiente, este coloso (padecía una enfermedad tiroidea por la que pesaba más de 160 kg.) se volvió adicto a la heroína, falleciendo en octubre del 70 con tan sólo 26 años.

Por tanto, su único álbum, el que hoy os traigo, es un álbum póstumo que incluye varias composiciones de Mayfield, del propio Baby Huey y versiones ciertamente interesantes de “A Change Is Gonna Come y California Dreamin’”. Soul rockero, sicodélico y setentero de un nivel superior, con varios cortes instrumentales que sacan los colores. A pesar de que The Baby Huey Story: A Living Legend pasase desapercibido en sus inicios, hoy en día es considerado una pieza fundamental de su época y muy influyente en el desarrollo del hip-hop (muchos y muy alabados raperos han reutilizado sus melodías).

Sin duda, Baby Huey habría dado mucho, muchísimo que hablar si no se hubiera marchado tan pronto. No me tiemblan las teclas al escribir que su legado se habría situado a la altura de grandes como su propia fuente de inspiración, Sly & The Family Stone, o como su padrin
o, el señor Curtis Mayfield. Y si no lo entendéis, dejaos envolver por el desenfreno de su sonido.

blog comments powered by Disqus