Kesia Quartet en la sala Tempo (11/10/08)

No hay nada mejor para un sábado lluvioso de Otoño que pasarlo en buena compañía al calor de un buen espectáculo. La ocasión lo requería, el último concierto de Kesia y su banda en España era un indispensable que no podíamos perdernos. Con un ligero retraso y ante una concurrida Sala Tempo, ese metro sesenta de dulzura se presentaba con uno de sus temas estrella, el precioso medio tiempo "Donde estás". Acto seguido, se hizo el silencio entre los asistentes. Y es que si algo tiene esta joven, que tuvo su primera oportunidad hace ya diez años cuando aún era una adolescente con un debut producido por Rosana Arbelo, es esa magia de la que muy pocos en este país pueden presumir. Las cosas han cambiado desde aquel disco homónimo y ahora Kesia, con la experiencia acumulada en este largo trayecto y acompañada de un trio de excepción (David Chuches al teclado, Miguel Gonzálvez a la batería y Ernesto Larcher al contrabajo) encauzaba el concierto con una primera parte bastante acústica llevada al terreno del jazz, luciéndose no solo en composiciones propias como ese "11M", "Me Da A Sua Mano", o el siempre espectacular "Viento" sino en clásicos como "Push & Pull" de Nikka Costa o "Don't Panic" de los británicos Coldplay.

Caldeado ya el ambiente, ecos de Brazil en forma de bossa y samba con leves tintes de soul en las míticas "Desafinado", "Chega De Saudade" o "Ultra leve amor" de Jorge Verilo, además de una versión muy jazzy del mítico "Dos Gardenias" de Antonio Machín. Y por si aún quedaba alguna duda de la versatilidad de la artista brasileña, curtida además en el Gospel, pinceladas de hip-hop, soul y funk despuntaron en la recta final. Si tributando "Ex-factor" de Lauryn Hill, Kesia nos dejaba ver sus dotes para el fraseo en compañía de su hermano el rapero MC Viera, con "Vultures" de John Mayer ponía el listón muy alto al fin de fiesta. "Everybody Got their something" trajo al escenario a varios de sus compañeros en el coro madrileño Gospel Factory, reivindicando a golpe de micrófono que en cualquier rincón madrileño lo negro está más vivo que nunca. Una velada extraordinaria para los afortunados que pudimos disfrutar de una voz inigualable. Kesia, te echaremos de menos...

blog comments powered by Disqus