Solange - Sol-Angel And The Hadley St. Dreams (Geffen, 2008)

Más de cinco años han tenido que pasar para que la pequeña de los Knowles de una vuelta de tuerca importante a su carrera con su segundo trabajo. De por medio, un embarazo, un divorcio y lo que todos los artistas, sin excepción, señalan como referencia de sus últimos discos, la madurez. Y es cierto que en el caso de Solange eso es un punto a su favor. Si en su debut Solo Star la hasta ahora "hermana de" se dejaba llevar por el R&B facilón y precocinado, en Sol-Angel And The Hadley St. Dreams va unos cuantos pasos más allá, recuperando, ahora que está de moda, ese soul de los sesenta y setenta que figuras de Motown como Martha & The Vandellas y The Supremes nos dieron a conocer; naturalmente filtrando el contenido con ese puntito comercial que no podía faltar viniendo de la casa Knowles. Pero no todo es retro y vintage en esta propuesta, la también compositora explora otras vertientes como la electrónica o el pop negroide europeo, componiendo así un álbum muy diferente a lo que encontramos hoy día en catálogo. 

Sol-Angel, cabeza de cartel de los Hadley St. Dreams - este no es solo el nombre de su banda, sino también la calle en la que su padre, el empresario y culpable del éxito de las Destiny's Child Mathew Knowles, posee un estudio de grabación - no ha dejado un solo cabo suelto en este elepé que viene gestando desde el 2005. Aunque no ha estado sola, nombres tan dispares como Lamont Dozier (productor y compositor de muchos de los éxitos de la Motown), Pharrell Williams, que con "I Decided" ha dado en el clavo, el británico Mark Ronson, el también productor Jack Splash o el vocalista underground de soul Bilal le acompañan; entre otros muchos que han puesto su trabajo al servicio de la artista y finalmente han quedado fuera del proyecto, como Marsha Ambrosius, Q-Tip, Raphael Saadiq o la mitad de Gnarls Barkley, Cee-lo Green.

Con una voz no especialmente brillante, la cantante de tan solo 22 años nos deja perlas como "T.O.N.Y." o "Six O'clock Blues" en una primera mitad retro-soul y alguna otra como "I Told You So" en ese apartado más innovador que cierra el disco. Y lo más importante, ha conseguido que terminemos este artículo sin compararla ni una sola vez con su querida Beyoncé; que ya es todo un logro.

blog comments powered by Disqus