Mariah Carey - E=MC2 (2008)

Tres años después de su triunfal reaparición con "The Emancipation of Mimi", la diva por antonomasía publica "E=MC2", un álbum simplón y comercial claramente dirigido al público adolescente que nadie esperaba tras la seriedad de su anterior propuesta. En esa linea conocíamos el pasado mes "Touch my body", sencillo de presentación de este décimo disco de estudio, (con el que ha conseguido desbancar a Elvis Presley como el segundo artista con mayor números uno de la historia del Billboard), y en esa misma linea nos encontramos con temas como "I stay in love", "Bye bye" o "I'll be loving you long time".

Con colaboraciones como las de Damien Marley, Young Jeezy o el siempre extrafalario T-Pain y con los productores más solicitados del momento (Stargate, Tricky Stewart, Bryan Michael Cox) a su disposición, Mariah Carey, acompañada de su inseparable Jermaine Dupri, se vende a las nuevas modas sin perder ni un ápice de su esencia y haciendo un repaso por cada uno de los sonidos con los que ha experimentado a lo largo de su carrera. Capítulo aparte merecen piezas como "Thanks 4 Nothing", "I'm That Chick", que nos remonta a su primera etapa, "For The Record" o "Cruise Control". Y es que no olvidemos que Carey ha demostrado ser, durante 18 años, una brillante compositora y una creadora infatigable de melodías con gancho.

Por otra parte, "E=MC2" nos muestra a una Mariah débil a nivel vocal, confinada en un registro mucho más limitado al que nos tiene acostumbrados, que únicamente sobresale en la recta final del álbum con James Poyser (Erykah Badu, Jill Scott, The Roots) y el medio tiempo gospel "I Wish You Well". Un broche de oro para un disco que nos deja un sabor muy agridulce.

blog comments powered by Disqus