Common - Like Water For Chocolate (2000)

Hoy día, el público parece poseer una visión distorsionada del significado del Hip-Hop. Éste no es, ni por asomo, mujeres de enormes pechos en bikini, cochazos y cadenas de millones de dólares. Es algo mucho más grande y profundo. Un verdadero arte deudor del mejor funk de los setenta y una de las formas de expresión más importantes de los últimos 30 años. Incluso muchos comparan su repercusión con el nacimiento del blues, aunque para ello habrá que esperar aun unos cuantos años.

Muchos son los artistas determinantes del género: Public Enemy, De la Soul, The Roots, Digable Planets, Wu Tang Clan, Jurassic 5, A Tribe Called Quest…y podríamos continuar. Pero una cosa queda clara: en esta lista no podríamos obviar, aunque quisiéramos, a Common que en 2000 publicaba, junto a muchos de los miembros del colectivo Soulquarians, un álbum que le catapultaría a la cima del movimiento. Ese álbum se llamó “Like Water For Chocolate” y supuso a posteriori una de las obras cumbre de la Black Music de finales de siglo. Con un título tomado de la novela homónima de Laura Esquivel y una portada impactante a la vez que militante que muestra una mujer negra bebiendo agua en una fuente “Sólo para negros”, supuso la consagración del rapero como artista a tener en cuenta dentro del panorama musical afroamericano. Y es que este cuarto disco en su discografía es una perla (negra) en todos los aspectos que además de encumbrar al propio Common, proclamó implícitamente a los Soulquarians como el conjunto de músicos más importantes del nuevo soul.

Es precisamente bajo el paraguas de este colectivo, donde se desarrolla todo el disco: Ahmir “?uestlove” Thompson de The Roots comandando la producción ejecutiva del álbum pero dejando el espacio suficiente a J Dilla para crear y producir verdaderas obras de arte, Mos Def rimando con su sello inconfundible, James Poyser comandando los teclados y componiendo y Bilal y D’angelo aportando sus oscuras voces al proyecto. Aunque Soulquarians luce el papel preponderante en la facturación del álbum, también intervienen artistas próximos a dicho colectivo. Tales son los casos de Black Thought de los citados Roots, del trompetista Roy Hargrove, DJ Premier de Gang Starr, del guitarrista Jeff Lee Johnson, Jill Scott, MC Lyte, del batería Karriem Riggins (que se alterna en las baquetas con el propio "?uestlove") o del mismísimo hijo de Fela Kuti, Femi, que pone su granito de arena en “Time Travelin’ (A Tribute To Fela)”. Este tema pone el punto de partida a una sucesión de cuidadas producciones de temática social y política donde el componente africano es proporcional al jazz, al funk, al afrobeat y al soul. Ejemplo de ello son la rítmica “Heat”, “Cold Blooded” en una demostración de como adaptar el funk setentero al Hip-Hop de la época, “Funky For You” con los citados Jill Scott y Bilal, “A Film Called (Pimp)”, un tema que parece extraido de un movimiento Blaxploitation trasladado a nuestro tiempo, las elegantes “Nag Champa” y “Thelonious” o “Ghetto Heaven” en cualquiera de sus dos versiones, ya sea con D’angelo o con Macy Gray. El álbum cierra con un poema de corte jazzy en el que el padre de Common, Lonnie “Pops” Lynn, nos da una lección de recitado y donde aparece a nivel compositivo la única figura que nos faltaba: Erykah Badu. Mención aparte merece el decimocuarto corte llamado “A Song For Assata”. Una maravilla que narra el arresto, juicio, encarcelación y posterior exilio en Cuba de Assata Shakur, militante de los Panteras Negras, y que cuenta con la colaboración a los coros del vocalista Cee-lo Green. Tremenda canción.

“Like Water For Chocolate” es todo un conjunto de lo que nos gusta por estos lares: saber hacer, elegancia, negritud, un punto de suciedad, militancia política y, sobre todo, sentimiento. El flow de Common adereza ritmos de todo tipo, las melodías se entremezclan con ricos scratches y sabiamente escogidos samples creando atmósferas oscuras y muy bien trenzadas y J Dilla y "?uestlove" están inmensos en la creación de beats. De esta forma tan aparentemente asequible, el Hip-Hop se convierte en lo que es: una cultura muy respetable diametralmente ajena y opuesta a lo que pseudoraperos de la MTV como Eminem o 50 Cent representan. Common y Soulquarians dan un ejemplo de como revolver, respetando a la vez, la cultura negra de toda época y condición para ponerla a sus pies. Totalmente esencial.

blog comments powered by Disqus