Ann Peebles – I Can’t Stand The Rain (1974)

Si Al Green fue el primer ministro del sello de Memphis Hi Records, Ann Peebles fue la primera dama. Tras unos comienzos modestos a finales de los sesenta, Peebles realizó obras de gran envergadura en los años siguientes. “Part Time Love” (1971) y “Straight From The Heart” (1972) son una buena prueba de lo que esta mujer traía bajo su, aparentemente, enclenque figura. Y es que a pesar de esta débil apariencia que saltaba a la vista en las portadas de sus discos, la futura diva poseía una de las voces más arraigadas al sur de EEUU. Esto hecho desembocó sin remedio en su idoneidad para cantar southern soul. El legendario Willie Mitchell, lo vio desde el principio e hizo posible que ese poderío saltara a primera plana de su discográfica.

En 1974 Mrs Peebles creó una de esas joyas imperecederas de las que tanto hace gala el soul. “I Can’t Stand The Rain” no sólo era su cima artística sino que se convertía en su mayo éxito hasta la fecha. Un álbum típico del southern soul profundo y de raíz que tocaba elementos country, blues y gospel y que encerraba una voz oscura como pocas que se recreaba en la más absoluta tradición negra. Para realizar esta obra maestra, Ann Peebles deja, como no, gran margen de maniobra a su productor, Willie Mitchell y a su marido, Don Bryant, el compositor más importante del sello que firma la gran mayoría de temas, eso sí, junto a nuestra protagonista. Para la historia quedan esos pequeños trozos de alma dejada en cada una de las canciones que componen este elepé: La propia “I Can’t Stand The Rain”, “Do I Need You”, “Run Run Run” donde los metales de los Memphis Horns nos deslumbran con su resplandor, o su magistral versión del clásico de Earl Randle, “I’m Gonna Tear Your Playhouse Down”.

Ann Peebles sigue siendo una incognita para muchos de los aficionados a la música negra. Una de esas grandes desconocidas que permanecen injustamente y por siempre agazapadas a la sombra de las más conocidas (no de las mejores). Sin embargo, por su obra, su pasión y el sentimiento que despertaba con su voz en quien la escuchaba pasará a la historia como una de las más grandes vocalistas que ha parido la música negra. El soul es siempre maravilloso, de eso no cabe duda, pero si lo canta alguien como Ann Peebles, se convierte en algo celestial. Compruébalo tú mismo.

blog comments powered by Disqus