Prince - Planet Earth (2007)

Si la trasgresión tuviera nombre propio, ese sería, sin duda alguna, Prince. Innumerables han sido a lo largo de los años las diferencias entre el artista y sellos discográficos como Warner, que incluso llegara a boicotearle a lo largo de los noventa, por controlar la carrera y, por supuesto las ganancias, del de Mineápolis. De ahí que hasta la escisión de su contrato con dicha compañía, Prince abandonara como tal su nombre artístico para darse a conocer con un símbolo, fusión de lo masculino y lo femenino, manteniendo así su afición por la ambigüedad y evitando la "prostitución" de su material por parte de la compañía. En este caso, los problemas van más allá y "Planet Earth", su último álbum de estudio, se ha distribuido en el Reino Unido de manera gratuita y exclusiva con el rotativo "Mail on Sunday", alcanzando la nada desdeñable cantidad de tres millones de copias despachadas de la publicación y, por tanto, de este nuevo trabajo. De esta forma, les decía, Prince ha vuelto a transgedir los límites que marca la industria y ha hecho historia en lo que a distribución discográfica se refiere.

Ya centrados en el ámbito musical, comprobamos con satisfacción que, a pesar de su constante evolución estilística, Prince regresa por la puerta grande a sus orígenes, dando forma a un álbum muy influenciado por el rock, al más puro estilo "Purple rain", sintetizadores y guitarra eléctrica dominando gran parte de los temas del elepé. Ahora bien, no solo de rock vive el hombre, y tras el flagrante empuje de "Planet Earth", tema que da título al álbum y en el que destaca una preciosa melodía de piano, así como el primer sencillo, "Guitar", brillante de principio a fin, nos encontramos con una serie de influencias que no escapan al jazz, el soul o el funk.

"Somewhere here on Earth" nos envolverá en una atmósfera del más cálido soul con tintes jazz que haya creado "el príncipe" en los últimos tiempos; "The one u wanna c", o como hacer un tema de estética positivista sin dejar la genialidad en un segundo plano, toma de nuevo el camino rockero, echando mano de elementos country; mientras que en "Future baby mama" nos complace con su mejor falsetto o en "Mr. Goodnight" se atreve con el fraseo, trasladándonos a la vieja escuela con una maravillosa muestra soul de influencias hip-hop. Con "All the midnigths in the world" llegamos a la única composición apenas imprescindible del repertorio que, a su vez, dará paso a la maravillosa "Chelsea Rodgers", dejando que el funk fluya, no ya por tu oídos, sino por tus venas, con la ayuda del saxofonista Maceo Parker, quien ya colaborara con el príncipe de Mineápolis en su anterior trabajo, "3121". En la recta final, "Lion of Judah" y "Revelation" serán las encargadas de cerrar la breve pero intensa colección de canciones, de la misma forma que comenzara, a fuerza de rock.

Con todo, "Planet earth" es un trabajo que sabe a muy poco debido a la limitación de repertorio, pero reafirma al genial Prince como una de las estrellas indispensables de la historia del género negro. Todo ello por el módico precio de un periódico, ¿Qué más se puede pedir? Para los más exigentes, la versión íntegra del CD (carátulas y caja incluidas) se pondrá a la venta en los próximos días vía Columbia Records en todo el territorio mundial.

blog comments powered by Disqus